Header Ads

jueves, 17 de mayo de 2018

Puente Mauricio Baez, San Pedro de Macoris



La arquitectura del puente está caracterizada principalmente por la elevada y ágil liviandad del tablero, cuyo espesor es de 2.20 metros, por su perfil y por los altos pilares en forma de letra lambda. Son estas características que se derivan, como se verá, del difícil reto técnico de construir una luz así en un área de grandes sismos y fuertes vientos, y también del interés de lograr una señal positiva y una correcta integración con el ambiente y el paisaje, además de garantizar su eficiencia estructural, indispensable para su efectiva realización. La solución vial, que hospeda el tránsito de seis carriles de 3.25 metros, además de las aceras laterales, tiene un ancho estructural de 26 metros y uno total de 31 metros. Esto se suspende lateralmente por una longitud de 390 metros, por medio de una serie de tirantes que convergen en los topes de los pilares, equilibrados por una segunda serie de tirantes laterales, anclados en las orillas del río. La totalidad de los tirantes que suspenden el plano vial descansan sobre dos planos inclinados virtuales, que se manifiestan a los usuarios del puente como una suerte de grande y dinámico túnel transparente, que acoge al automobilista en un paisaje de cierta sugestión. Los pilares tienen un perfil en forma de letra lambda, y secciones de cantos redondeados, que acentúan su carácter de liviandad. Su estructura es en hormigón armado en la parte inferior y acero en la superior, donde se han ubicado los anclajes de los estribos, las escaleras para la inspección y otras infraestructuras. Bajo el puente se ha instalado una plataforma móvil, suspendida de un par de ejes longitudinales, que facilitan la ágil inspección y el mantenimiento de la estructura. La iluminación del plano vial ha sido dotada de cuerpos iluminados autógenos, alimentados diurnamente por la energía solar, acumulada en baterías para la función nocturna.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Back To Top